El cáncer de próstata es el más frecuente en hombres

Hoy, en el Programa Martes Saludables auspiciado por AccessOne, se entrevistó al  Dr. Andrés Matoso, Profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins, especialista en Cáncer de Próstata quien nos cuenta todo lo que deberíamos saber sobre el cáncer de próstata.

En Access One, tenemos como objetivo acortar la brecha de saludo entre Estados Unidos y América Latina. A continuación, encontrarás la información más relevante de la entrevista con uno de los mejores médicos del mundo. Si quieres conocer más sobre cómo tener acceso a los mejores médicos y clínicas de Estados Unidos

Conoce Nuestros Planes

Uno de cada ocho hombres puede contraer cáncer de próstata

En estadísticas, uno de cada ocho hombres es propenso a contraer cáncer de próstata. Para prevenirlo, se pueden hacer estudios y exámenes físicos para su detección temprana.
Estos exámenes pueden iniciar a realizarse desde los 50 años. Entre estos exámenes, no para todos los casos, es necesario el tacto rectal. Normalmente este es un examen que se realiza en personas donde se encuentren indicios evidentes de un posible cáncer.
Algunos ejemplos de indicios evidentes son si un pariente ha sido diagnosticado previamente con cáncer: papás, tíos o hermanos que lo hayan padecido. En estos casos es recomendable realizar los exámenes preventivos desde los 40 años o 10 años antes de la edad con que el pariente fue diagnosticado como tal.

Detección temprana, exámenes de sangre

¿Qué es el PSA? Es una proteína que la próstata secreta y que regularmente se identifica en la sangre, puede servir como un parámetro inicial de medición, pero un resultado anormal no es indicativo de tener cáncer.
Un resultado anormal implica una elevación de la proteína que puede tener su origen por inflamaciones de otra naturaleza, actividad sexual intensa el día anterior a su medición, glándulas agrandadas pero benignas, entre otras causas.
Regularmente, una de cuatro personas con un resultado anormal puede tener cáncer de próstata. Es necesaria su detección para tomar las mejores decisiones para su tratamiento y así no realizar prácticas agresivas cuando no son necesarias.

Segunda opinión médica en el cáncer de próstata

Un factor clave para el tratamiento del cáncer de próstata es la medición del grado de avance de la enfermedad. Regularmente, los pacientes envían su biopsia y bajo el estudio de esa biopsia se determina.
Este grado lo determinan los médicos y es más fiable cuando se realiza por personas que tienen la experiencia necesaria, es información crucial ya que esto decide si se tiene que realizar un tratamiento definitivo del cáncer de próstata o mantener una vigilancia activa a través de un control y seguimiento cercano.

Un paciente latinoamericano puede tener la opción de enviar su biopsia al hospital John Hopkins de manera gratuita, donde se tienen entre 30 y 50 segundas opiniones por día.

Existe un equipo que generan informes rutinarios y que revisan cada caso, estas revisiones aumentan la experiencia y permiten tener la oportunidad de mantener el volumen y el conocimiento de estos equipos de personas. La intención es dar el diagnóstico más acertado para obtener el mejor tratamiento.

Mejores tratamientos según el diagnóstico

Existen dos resultados del análisis de la biopsia: un engrandamiento prostático benigno o cáncer de próstata. En el caso de tratarse de un engrandamiento prostático benigno, el urólogo determina la necesidad de cirugía por dificultad al evacuar la orina, así como también un aumento anormal en la frecuencia de las evacuaciones así como también presentar dificultad o ardor al orinar.

Agrandamiento prostático benigno

En este caso se trata de cirugías menos agresivas, se reseca toda la zona central de la próstata pero se queda con su cápsula, es decir, queda glándula.

Como resultados secundarios, pueden haber alteraciones en la calidad de la eyaculación, pero el paciente no sufre de impotencia ni incontinencia urinaria en el futuro.

Resultado cáncer de próstata

Cuando el resultado es cáncer de próstata, existen tres opciones para su tratamiento: no hacer cirugía si es de bajo grado, radioterapia o la realización de cirugía para extirpar la próstata.

En el caso de tener un cáncer de bajo riesgo, se tiene la opción de observarlo de forma frecuente, lo que implica mediciones de PSA y extraer una biopsia prostática con la finalidad de realizar una segunda biopsia después de un año y si es igual, o el volumen del cáncer es muy bajo, se pueden extender las observaciones de las biopsias de 1 a 2 años de monitoreo.

Esto significa  poder mantener una calidad de vida similar a la anterior del diagnóstico.

Radioterapia o cirugía

Cuando es encontrada la posibilidad de tener un cáncer de grado intermedio, significa que existe riesgo de morir si se deja sin tratar. Para este caso se recomiendan dos tratamientos estándares: la radioterapia o la cirugía. En el caso de la cirugía implica una operación radical. Se saca toda la próstata y se une la uretra con la vejiga.

Puede tener como resultado daño de nervios y problemas de erección en un porcentaje muy importante. Como resultado, un 2-3% de pacientes pueden tener impotencia total .

También es normal tener un poco de incontinencia los primeros 6 meses, hasta que el esfínter vuelve a contraerse bien.

En el caso de pacientes jóvenes, esta es la opción más relevante para prolongar la vida, se recomienda la cirugía en pacientes menores de 70 años o con mucha comorbilidad.

Por ejemplo, enfermedades cardiovasculares previas. La cirugía solo tiene sentido si quiere prolongar la vida por más de 10 años.

El otro tratamiento recomendado es la radioterapia. Los resultados de la radioterapia son muy similar a la quirúrgica, así como también tiene beneficios y riesgos muy parecidos.

Regularmente es realizado por un oncoradiólogo quien explica sus efectos adversos. Usualmente es recomendado para pacientes que tienen problemas de incontinencia o no prefieren cirugía.

Pero es importante hacer mención que si el cáncer se vuelve resistente a este tratamiento y ya se irradió, después ya solamente se puede sacar con cirugía, esta opción ya no se vuelve viable si el cáncer vuelve.

 

Gracias a las coberturas médicas internacionales, hoy es posible complementar el seguro médico local con el seguro médico internacional. Con más de 560 centros médicos de excelencia con coberturas quirúrgicas y tratamientos de alta complejidad, Access One brinda cobertura médica en los Estados Unidos para todo Latinoamérica.

¿Quieres saber más acerca de nuestros planes de cobertura médica para los Estados Unidos?

Conoce Nuestros Planes

 

Martes Saludables, información confiable de salud de la mano de los mejores médicos de los Estados Unidos auspiciado por access-one.us – Seguro internacional de salud.